http://patrushka.es/files/gimgs/th-40_Toscana_1.jpg
http://patrushka.es/files/gimgs/th-40_Toscana_4.jpg
http://patrushka.es/files/gimgs/th-40_Toscana_2.jpg
http://patrushka.es/files/gimgs/th-40_Toscana_3.jpg
http://patrushka.es/files/gimgs/th-40_Toscana_6.jpg
http://patrushka.es/files/gimgs/th-40_Toscana_5.jpg
http://patrushka.es/files/gimgs/th-40_Toscana_7.jpg
http://patrushka.es/files/gimgs/th-40_Toscana_8.jpg
http://patrushka.es/files/gimgs/th-40_Toscana_9.jpg
http://patrushka.es/files/gimgs/th-40_Toscana_10.jpg
DONNA Di sotto, di sopra Un lugar perdido en el tiempo. Cada estancia parece susurrarme un secreto. El dramático contraste de luces y sombras me evoca el más clásico estilo barroco. Cocinas llenas de vida pasada, llenas de hollín, congeladas en el tiempo, como si el pan estuviera recién hecho. Antiguas salas de música sin polvo en el piano, dormitorios luminosos, pasillos secretos, objetos preciosos, flores, recuerdos... Pasamos allí la noche. Muchos sueños. A la mañana siguiente, las mujeres empiezan a despertarse y aparecen ante mí como si vinieran de otro tiempo. Cada una parece tener su papel en esa casa. Rembrant, Velazquez, Caravaggio, Vermeer, parecen conversar conmigo mientras observo. Ellas me miran. Mujeres reales, actuales, con sus ropas y su cara de recién levantadas. No las conozco, pero descubro en cada una de ellas su lado más salvaje, bello y delicado. En mi cabeza, encontrar la belleza de lo puro, de lo natural, de lo real, de lo que perdura en el tiempo. Intentar plasmar el misterioso ambiente del lugar, y perderme en la atemporalidad de las escenas cotidianas, entre la representación y la espontaneidad. Buscar un cuadro en cada foto, cuidar los encuadres, mimar las luces y las sombras, obtener toda la fuerza de los personajes en sus miradas y sus poses, dejándoles ser quien son, dejando que ellas se encuentren en el pasado.
Toscana, 2012. Villa Il Cicaleto, casa de verano de una familia noble de Arezzo, construida a mediados del 1700.

Gracias a todas